Personaje: Sonia




Relato procedente: "Incómoda Sociedad" (Huellas del Tiempo).

Resumen: Sonia es una joven que reconoce tener un problema social, es decir, siente que no puede relacionarse con nadie. Es alguien que no aguanta las tonterías y banalidades que hablan los demás y no puede formar parte de un grupo, a parte de no poder iniciar una conversación normalmente. Su hermano Matt siempre la invitaba a que saliera y se diviertiera, cuando lo hizo, se dio cuenta de que siempre se quedaría sola y que seguiría sin poder relacionarse con nadie que no fuera su hermano.

Nombre completo: Sonia Donaldson Fiver                          Edad actual: 24 años

Ciudad actual: California                                              Estado civil: Soltera


Descripción física:

Mi pelo castaño y liso cae sobre mis hombros con total soltura, siempre suelto o con algún tipo de gancho que haga que no se precipite hacia mi cara; mis ojos del mismo color, suelo maquillarlos con una sombra dorada o negra, dependiendo de mi atuendo, me encanta combinar el maquillaje con mi ropa, aunque también incluye algo de eyeliner y rímel; en mi casa mis labios finos muestran mis blanquecinos y bien cuidados dientes gracias a mi agradable sonrisa pero, cuando pongo un pie en la calle esa sonrisa se vuelve seriedad y suelo enseñar nada que tenga que ver con mi boca; suelo usar un atuendo formado por una camisa con cuadros de diversos colores o camisetas oscuras, combinándolas con unos vaqueros algo rotos, un cinturón de tachuelas y una cadena colgada del mismo; mis uñas recién cortadas debido a que no me gusta que me entre la comida dentro de ellas, suelen estar pintadas de negro y mis pequeñas muñecas están adornadas con pulseras de calaveras, resulta que me encantan.

Descripción de la personalidad:

El rasgo más característico de mi personalidad es mi tendencia a alejarme de la gente, a la incomodidad que siento cuando todo mi alrededor son personas, ese es el momento en que todo lo que tengo se desmorona y cae en pedazos. Soy una persona que no soporto las banalidades, me gusta hablar de otras cosas más interesantes que manicuras y vestidos bonitos, se puede hablar de música, de videojuegos, de libros, noticias, etc., que yo sepa también es algo bastante normal. Siempre suelo estar algo tensa, debido a que tengo que estar mirando a todos lados para vigilar quién va a joderme primero: si el tipo que se sienta a mi lado o el de la última fila de clase quién critica a todo lo que se mueve. 

Siempre he tenido el apoyo de mi hermano en todo momento, pero siempre he creído que iba a quedarme sola porque soy incapaz de iniciar una conversación normalmente o intentar no parecer una loca de remate cada vez que abro la boca, pero no lo hago aposta, hacen que me vuelva violenta y tenga que decir lo que siento, es un momento crucial en el que no puedo dejar de hablar porque veo que esa persona merece todo lo que le pase. Soy bastante misántropa, primero porque pienso que la raza humana está en este planeta para destruirlo y no para crear algo bueno, ya que, poco a poco lo vamos destruyendo con el calentamiento global por ejemplo; segundo, parece que lo único que hacemos es matarnos, robarnos y hacernos sentir mal unos a otros, es increíble que la gente se aburra tanto con tantas cosas que hay que hacer en este mundo, podríamos utilizarlo para lo que realmente sirve y no para hacer el gilipollas; y tercero, creo que la crueldad y la oscuridad está presente en cada persona y en el interior de cada pequeño individuo, es algo que no podremos parar, ya que, la educación enfocada a los valores y la moralidad es bastante escasa y criamos a borregos en vez de a personas. Pienso concienzudamente que el mundo se va a la mierda gracias a algunos energúmenos. A veces, hasta creo que estoy vacía y no tengo personalidad...

El accidente de tráfico:

Yo tenía unos diez años cuando todo ocurrió, cuando mi vida se complicó viviendo la muerte de mis padres. Todo empezó cuando nos dijeron que necesitaban irse a algún sitio, que necesitaban vacaciones y algo de espacio para ellos, ya que, trabajaban muchísimo y casi no se veían, parecía que querían reavivar aquella magia que tenían cuando se conocieron. Durante esa semana de preparativos antes del viaje fue de locos, ya que, todo era hablar de lo bien que se lo iban a pasar y de las muchas cosas que iban a hacer en aquel camping situado en un bosque muy acogedor con muchas otras parejas, se alojarían en una de las casas de madera que podían alquilar, decían que iba a ser inolvidable. Hasta que llegó el día, llegó el veinte de mayo y metieron todas sus cosas en el maletero del coche, ilusionados con todo ello y dándole instrucciones a Matt para que me cuidara pasara lo que pasase durante aquel par de semanas que estarían fuera. 

Los médicos llamaron a mi hermano mayor sobre las siete de la tarde para decirle que nuestros padres habían tenido un accidente y que no habían podido hacer nada por ellos, que sentían mucho nuestra pérdida; lo que no sabían era cómo Matt se debió sentir al explicarle a una niña de diez años que ya no volvería a ver a sus padres, que ya no podría ser la niña consentida de su madre y que él haría lo posible por cuidar de ella. A partir de ese momento empecé a alejarme de todo y de todos, no podía seguir siendo yo misma y no quería aparecer en ningún sitio, quería ser alguien invisible, ya que, sabía que no podía recuperarlos y que sería muy difícil recuperarme de todo aquello. Después de unos años, entendí que la lejanía que yo trataba de crear entre las personas y yo era porque si me sentía demasiado unida a ellas, podría perderlas y sentir enormemente aquella misma pérdida que sentí con mis padres; se podría decir que acabé teniendo un trauma y ya no quise tener nada que ver con nadie, algo que a mi psicóloga no le parece muy bien.

Un futuro de soledad:

Lo único que tengo en este momento es el cariño y la total preocupación de Matt por mí, es tan cariñoso y optimista que todavía no sé cómo no se le ha acercado ninguna mujer que valga la pena para casarse y tener un montón de hijos con él; todo mi mundo es mi hermano, no podría alejarme ni lo más mínimo, se encarga de todo desde la muerte de nuestros padres y nunca me ha mostrado inconformidad por ello, siempre lo ha visto como su responsabilidad, como algo que tiene que hacer y bien a gusto.

Lo que le preocupa profundamente es que cuando él ya no esté yo me quede sola, soportando un profundo abismo hecho con su muerte y que no pueda salir de él, que no tenga a nadie que pueda ayudarme. Sabe que seguiré alejándome todavía más de todo y nuestra casa sería una enorme bola protectora y llena de silencio en la que estaría metida su solitaria y consentida hermana pequeña, metida en su pequeño mundo infernal... Quiere que forme parte de algo más grande que yo misma, que tenga a alguien con quién compartir mi vida y mis hobbies y que esté con ese alguien para que me ayude en lo que me haga falta y me haga feliz, pero no sabe lo equivocado que está. No soy una persona que necesite estar con alguien para que mi vida se convierta en algo más fácil, porque aunque así fuera, nada es tan sencillo y siempre ocurrirían catástrofes de algún tipo, esa persona acabaría decepcionándome y vuelta a empezar.

Matt cree que todo es posible, que mi soledad puede ser solamente una consecuencia de aquel accidente, de aquella vez que las palabras que contenían la peor pérdida jamás imaginada para una niña de diez años, fueron pronunciadas por él. Cree que todo mi mundo puede llegar a tener sentido, sabe que dentro de mí tengo un reloj que se ha parado en aquel mismo momento, en el momento en que llamaron por teléfono para darnos la noticia, es decir, cree que todavía soy aquella niña de diez años consentida y tímida de mamá, no puede concebir que todo ha sido parte de mí y que es difícil de cambiar cuando algo así es tan profundo. Aunque prefiero que piense todo ello, solamente para que se sienta mejor, prefiero que vea la ilusión de que todo vaya genial dentro de unos años, antes de la horrible e infernal verdad de que mi soledad es real y de que durante todos los siguientes años de mi vida es lo que mejor voy a llevar y lo que voy a tener más presente, nadie podrá cambiar eso, soy algo misántropa, ¿recuerdas?

Matt, el optimista:

Matt ha preferido pasarse gran parte de su vida ocupándose de mí antes que salir con sus amigos y encontrarse una novia guapa, buena persona y empezar con la sensiblería pegajosa que conlleva una relación amorosa. Siempre ha creído que yo soy su todo, somos como el yin y el yang, estamos muy unidos y no creo que eso cambie nunca, por muy lejos que estemos el uno del otro, que no me gustaría.

Su cabello castaño es medianamente corto, ya que, tiene un poco de melena de la que puede presumir en gran parte; sus ojos del mismo color, son profundos y, cuando me mira es como si el mundo se parase para que me tranquilizara con aquella voz suave y tierna diciéndome: "tranquila, todo va a salir bien. No te preocupes, yo te ayudaré con ésto"; sus labios son un poco más gruesos que los míos y dejan entrever una agradable sonrisa cada vez que me ve entrar por la puerta de casa, es un contacto paternal in situ; con aquellos fuertes brazos suele hacerme sentir que estoy a salvo, que aquel abrazo es algo importante y que debo seguir adelante, que todo va a poder arreglarse por fin; su esbelto cuerpo suele ir ocupado con unas camisetas de colores azul, marrón o negro (son los colores que más le gustan), llevando unos vaqueros o unos pantalones lisos de cualquiera de los colores anteriores haciendo juego con la camiseta.

Siempre he dicho que Matt es tremendamente optimista, ve una solución en cada rincón aunque esté completamente escondida de cualquiera que quiera encontrarla, él sabe dónde está y te tranquiliza cuando te dice las palabras mágicas de que todo saldrá bien, porque además parece que lo sepa. Es alguien que suele arreglar mis problemas lo más rápido y eficaz que puede, ya que, sabe que eso es lo mejor para mí pero, ¿cómo narices lo sabe? A veces, lo veo más como padre que como hermano, aunque sigue siendo genial convivir con una persona tan buena e increíble como él, tan afectuoso y comprensivo; en pocas palabras, es una forma de decir que admiro a Matt.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Especial Personajes - Primer Aniversario:

Personaje: Kurt

Personaje: Brian