Personaje: James




Relato proveniente: "Sin Permiso" (Huellas del Tiempo).

Resumen: Este relato habla de un niño de siete años, el cual, está viviendo el divorcio de sus padres. Lo que le hace más especial, es la habilidad que fue descubriendo poco a poco, era la telepatía; nadie le creía, pero su padre empezó a pensar que era verdad todo aquello que, en un principio era un disparate a base de hacerle varias preguntas, a las cuales, James contestaba correctamente sin dudarlo. Este joven telépata fue arrancado de los brazos de su padre por una visitante proveniente del planeta del Silencio y llevado a ese lugar sin pedir permiso ni a sus padres ni al chico en cuestión.

Nombre completo: James White Lorely                     Ciudad Tierra: Philadelphia

Nombre nativo: Norwell Insomnia                             Ciudad nativa: Planeta Silencio

Edad actual: 20 años                                               Estado en la Tierra: Desaparecido


Descripción física:


Pelo castaño y algo largo, al igual que mis ojos, siempre mirando hacia abajo y algo tristes desde que me alejaron de la Tierra. Mi piel blanquecina es suave y siempre la tengo hidratada, ya que, heredé la manía de mi madre de echarme crema hidratante por todo el cuerpo cuatro veces al día, ha llegado a ser algo obsesivo. Mis labios finos suelen esbozar alguna que otra sonrisa para tener contento al jefe de este infierno y al que no conozco de nada, pero siento que, o disimulo un poco mis sentimientos o estoy muerto; mis dientes están perfectamente blancos y cuidados, ya que, nunca me ha gustado ver a nadie con los dientes amarillos, es algo bastante putrefacto y de poca higiene, y otra vez, debido al perfeccionismo heredado de mi padre no puedo evitar dejarme los dientes completamente perfectos después de cada comida. No suelo comer mucho, por lo que, siempre me suelen decir que estoy demasiado flaco y debería engordar, pero es imposible comer bien, lo que quieras y lo que te gusta en este sitio, aparte de que odio cómo me piden que me vista. Anteriormente, cuando vivía en la Tierra, lo que más me gustaba llevar eran camisetas de superhéroes, sobretodo las de Batman, Superman, los Vengadores, etc., no podía dejar de ponérmelas y a mi padre también le encantaba, por lo que, él era quién me las solía comprar; en el Planeta del Silencio me piden que me ponga una túnica larga hasta más abajo de las rodillas de color verde y amarillo y con unos zapatos marrones algo ridículos. No soporto nada en este sitio.

Descripción de la personalidad:

Siempre he sido alguien bastante risueño y con ganas de soñar y vivir mundos diferentes en los que pudiera conocer todas aquellas cosas que he visto en los cómics, es algo que siempre he deseado, pero que ahora entiendo que todo es pura fantasía. Soy algo callado, pero desde que vivo aquí esa característica de mi personalidad ha ido aumentando y ahora prácticamente no hablo cuando hay bastante gente a mi alrededor; actualmente, a raíz de ser callado, también me he vuelto algo serio, ya que, no me gusta nada este planeta ni las personas que viven en él. Normalmente, me siento un poco solo y apartado, desde que me alejaron de mis padres, no soportaba que discutieran a todas horas, pero eran mis padres y quería seguir viviendo con ellos; desde ese momento siento un gran vacío dentro de mí, como si cada día que pasara ese vacío se hiciera más grande produciéndome un dolor indescriptible en el pecho. Siempre me ha gustado aprender cosas nuevas, como los idiomas, nombres de personajes de videojuegos, el universo, lo que ha provocado que la Tierra y otros planetas existan, etc. Es decir, soy muy curioso y cada vez me gusta saber más cosas del mundo en el que vivo, menos este, claro. Tengo las cosas muy claras, ya que, me gusta reflexionar y decidirlo todo con tiempo, no me gusta precipitarme y ser una de esas personas que se arrepiente continuamente de cada acción después de hacerla, es algo realmente absurdo.

Un pasado complicado:

Madre: Serine                                                                                Padre: Steven

He vivido durante siete años con mis padres terranos, estaban divorciados, no paraban de discutir y mi padre pensaba que Serine era una golfa. Era algo que a mí me afectaba, ya que, estaba en medio de dos aguas, cosa que odiaba, llegué a ser como una pelota de fútbol que se pasan los jugadores de un lado a otro en el campo, a veces, me sentía como un objeto.

Serine era una mujer bastante despreocupada en todos los aspectos menos en su aspecto físico, a eso le prestaba mucha atención, ya que, quería estar guapa para todas sus citas, llegaban a ser más importantes todos aquellos hombres babosos que solía traer a casa que yo, pero prefería seguir siendo un niño inocente que leía cómics e imaginaba todo aquello que decían en ellos. En cambio, mi padre era un hombre más serio y responsable, era un ejemplo a seguir y alguien que hizo que me gustaran los superhéroes tanto como le gustaban a él, siempre me compraba camisetas y muñecos, cada semana tenía uno nuevo en la estantería de su casa; supongo que mi madre le hizo mucho daño, porque cuando estaba cerca de ella sentía repulsión y notaba que estaba bastante tenso, con el pulso a mil por hora, era una tensión continua, pero a veces, parecía que tenía razón, mi madre no tenía ni un ápice de sentido común por ninguna parte de su cerebro.

Steven siempre decía que yo era un chico muy especial, incluso para la hora de comer tortitas, mi comida favorita, ya que, yo siempre quería comerlas por las noches en vez de por las mañanas como hacía todo el mundo. Decía que yo había heredado muchas de las cosas que le encantaban de sí mismo y muchas de las habilidades que, en un futuro tendría en mis manos y aprendería para poder seguir adelante cuando él no estuviera, como ahora, que no está aquí para protegerme...

Poder telepático:

Este poder empecé a sentirlo desde que tenía unos cinco años, el problema era que a penas podía describirlo y no era tan intenso, no oía a tanta gente ni voces tan fuertes. Empezó a esa edad como algo curioso y extraño que no habría pensado que pudiera pasarme, sabía lo que era gracias a los cómics pero, seguía contrariado y confuso. Durante esos años que prosiguieron, este poder, maldición, bendición o lo que sea, fue aumentando cada vez más y haciéndose mas fuerte, haciendo que todo mi cuerpo fuera su completo esclavo, ya que, no tenía ni la menor idea de cómo controlarlo. 

Lo que peor llevaba era escuchar a toda aquella gente dentro de mi cabeza, todos sus pensamientos fluyendo dentro de mí, era realmente agotador y no podía aguantarlo, siempre debía irme a un lugar apartado para no tener que soportarlo más. Todo esto, hizo que en el colegio tuviera fama de loco y desequilibrado con tan solo siete años por repetir tanto que tenía telepatía y que podía oír a la gente pensar. Mi padre me dijo que sería muy peligroso si había tantas personas que lo sabían, ya que, podrían venir a por mí y diseccionarme como a un extraterrestre que proviene de cualquier otra parte del mundo, como se supone que es mi caso.

Mi viaje hacia el control de la telepatía empezó cuando una mujer joven llamada Adaniel vino a por mí diciendo que era mi hermana y que venía a por mí para llevarme a mi verdadero planeta denominado "Planeta del Silencio". Esa noche que esa mujer me raptó, porque ni siquiera me pidió permiso, llevándome a través de una luz brillante completamente dormido, fue el fin de mi vida, fue el fin de tener a mis padres a mi lado y el comienzo de la soledad y el ser el príncipe que todo el mundo espera durante lo que me ha parecido un milenio. Cuando me presentaron a mi padre biológico, no sabía cómo reaccionar exactamente, y menos cuando aquellas personas hablaban sin mover sus bocas, siempre pensando... era aterrador. 

Un futuro en "Planeta del Silencio":

Desde los siete años, como ya sabéis, he vivido en este planeta donde ha sido como si dara un montón de pasos hacia atrás, en referencia al transporte, a la vestimenta, las calles, los trabajos, las casas e incluso la mentalidad de las personas que viven aquí.

Primeramente, en este planeta nos transportamos todos en caballo, ya que, no existen los coches, motos o trenes, todo eso aquí es completamente raro, solamente lo hemos oído hablar a aquellos que hemos vivido en la Tierra durante un periodo bastante largo de tiempo o personas que han ido allí para visitarlo, pero sigue sin gustarles, prefieren este estilo de vida, lo cual, me parece de locos. La vestimenta es completamente ambientada a la Edad Media, todos llevan túnicas, los reyes llevan coronas y tienen tronos en vez de gobernar todas las partes de un país y sin necesidad de estar sentado en una silla bañada en oro para mostrar todo el poder que albergas en esa ciudad. Las calles no están pavimentadas, es todo verde y con los alrededores repletos de altos árboles, todos se mueven gracias a los caballos o andando, lo cual, parece que  se sientan con mejor físico y más sanos, no piensan cómo sería tener todas las comodidades que tienen los terranos. Los trabajadores de este pequeño planeta, suelen trabajar recolectando todo tipo de frutas y verduras para todos los vecinos que hay en los pueblos e incluso, para su Rey, el cual, se aprovecha de todo esto para no trabajar ni lo más mínimo; también, suelen cuidar a los animales para después sacrificarlos y darle a las familias carne; las personas conocidas del Rey o familiares tienen los mejores trabajos, ya que, les posiciona según lo que sepan hacer, muchos están asegurando el castillo, otros luchan contra miembros de otros planetas que vienen a quitarles los suministros y las pocas comodidades que tienen; bastantes de ellos, trabajan de criados en el castillo y los hijos del Rey, al igual que él, se pasan el día haciendo lo que quieren y viviendo del cuento. Las casas son pequeñas y todas suelen estar en el campo separadas por árboles y preciosas cascadas, aquí no conocen lo que es el nombre de una calle o el código postal, simplemente tienen un mapa que siguen, aunque les ayuda enormemente conocerse unos a otros, ya que, memorizan los lugares por donde han pasado para llegar y la próxima vez que necesitan ir, ya lo saben. Su mentalidad es bastante cerrada, no son capaces de ver más allá de ellos mismos, ya que, no quieren entender que las comodidades que tienen otros planetas serían de gran ayuda en este y tendrían más defensa alrededor de todos ellos; tienen miedo de todo, no pueden relacionarse mucho con planetas vecinos, son muy desconfiados y tercos, con los únicos que se relacionan es con ellos y entre ellos; le dan mucha importancia a la familia y no pueden dejar que ningún miembro esté en otro planeta, parecen algo racistas, todo lo que quieren y necesitan, debe estar allí, si está fuera, esa persona es una traidora y ya no respeta a su pueblo.

Vivir en este planeta durante trece años, ha sido una especie de desconexión total del resto del universo, es decir, del estrés, la contaminación, los corruptos e incluso el divorcio de mis padres que, aunque pareciera que no, me estresaba en gran medida. A pesar de desconectar de todo, también me ha hecho sentirme más alejado y solo de lo que había estado en mi vida, ya que, yo no tengo nada en común con estas personas por mucho que seamos de la misma raza, no sé por qué han tenido que traerme, es absurdo. Durante todo este tiempo, he tenido rencor y rabia hacia estas personas por haberme arrancado de mi hogar y, cuando miro todos los pueblos que me rodean ahora mismo, tan solo pienso en la Tierra, en qué estarán haciendo todas aquellas personas ahora mismo, cómo estará el tráfico de insoportable e incluso, si la persona con la que me hubiera gustado compartir mi vida estaría allí, perdida... Pero, sobretodo, me gustaría saber qué hacen mis padres, si se hablan, si me recuerdan, si me echan de menos... me gustaría saber tantas cosas que necesito aprender más sobre mis poderes para poder desaparecer de aquí y volver a donde realmente pertenezco.

Un padre destrozado emocionalmente:


Durante trece años, no he hecho nada más que recordar aquel día en el que se deslizó todo de mis manos. Me quitaron a James una especie de extraterrestres sin sentido común y sin sentimientos, no me podía explicar cómo un padre dejaría que se llevaran a su hijo sin más. Ahora, supongo que está en ese planeta al que lo llevaron pero, no tengo ni idea ni de dónde está, ni de si está bien; nunca hemos hablado por teléfono.

Siempre que me miro al espejo, veo a alguien solitario, triste con una mirada cansada y con unos ojos grises dolidos y sin ánimo de despertar. Mi pelo suele estar enmarañado, ya que, no me siento en la necesidad de ser alguien que no soy en estos momentos y, cada vez adelgazo más debido a los nervios y a los malos sueños que tengo cada noche rememorando ese momento, cuando me quitaron a James.

Es irónico que sea psicólogo, ¿verdad? Soy capaz de ayudar a los demás con sus problemas pero no soy capaz de arreglar los míos, parecen tan lejanos y sin poder volver en el tiempo a ver a aquel niño de siete años comiendo tortitas en la mesa de mi antiguo salón, ya que, tuve que irme de Philadelphia porque Serine me acusaba de haber secuestrado a nuestro hijo; ahora estoy en busca y captura por la Policía para interrogarme, aquella mujer que vino a por mi hijo me metió en un grave problema. Estoy en paradero desconocido, con ganas de volver a mi hogar pero, sabiendo que no puedo. Me gano la vida robando a los ricos que tiran comida a la basura sin pensar en que hay gente que no puede comer; a veces, me veo en la necesidad de entrar en sus casas y robarles joyas, dinero e incluso cuadros de gran valor monetario para poder sobrevivir.

No sabría decir si tengo la esperanza de que James vuelva a casa, tampoco sabría decir si yo podría verle pasado tanto tiempo, no sabría encontrar las palabras para decirle lo mucho que le he echado de menos y no sabría cómo decirle que su padre se encuentra en un abismo incapaz de salir...

Una madre incontrolable:

Cada mañana los efectos secundarios de una buena borrachera iban a peor, me levantaba con ganas de echar hasta las tripas. Los tíos con los que me acostaba se iban sin dejarme ni siquiera su número de teléfono e incluso pensaban que yo era una golfa sin sentimientos solo por estar todos los días de juerga y llevarme a la cama a todo lo que se movía. Soy incapaz de estar sobria ni tan solo un minuto, me niego a pensar en James y en Steven, las dos personas que me llevaban por buen camino, hasta que este último secuestró a mi hijo y se lo llevó tan lejos que ni la Policía es capaz de encontrarle.

Quizá he desistido de seguir buscando una razón de existencia, de tranquilidad y de encontrar a mi pequeño, ya no puedo seguir así. Me levanto cada mañana pensando en cuál será la próxima botella repleta de alcohol que me compre en el supermercado, en qué vestido ponerme para seducir a cualquier tipo que se me presente y a qué hora tengo la cita con mi nuevo psicólogo bonachón y de ojos dulces. No pretendo ser una persona educada, tranquila y mucho menos paciente, después de lo que Steven me ha hecho, no puedo pretender ser una persona normal después de aquello. Ni siquiera me dio una razón convincente para llevárselo o ningún comentario y, sin pedir permiso, se fue sin más...

Comentarios

  1. Wow! Eso es lo que yo llamo un análisis de personajes. Estudiaste una carrera literaria? No lo leí entero porque me cansa leer tanto por la compu y además porque no leí el relato original, así que no quiero spoilear nada. O es un libro tuyo? Ja!

    Un besooo,

    Pao.

    ResponderEliminar
  2. Buenos días, Pao:

    Este relato proviene del original como bien dices, me gusta hablar de los personajes de mi blog principal, ya que, en ellos no puedo relatar tanto sus vidas, mientras que aquí sí puedo hacerlo.

    En cuanto a la pregunta de si he estudiado una carrera literaria, la respuesta es no. Esto desde los 8 años que lo voy practicando y es algo que hace que me desahogue cada día. No es un libro que hago, aunque tengo varios proyectos o libros que estoy haciendo.

    Gracias por tu comentario :)

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Especial Personajes - Primer Aniversario:

Personaje: Kurt

Personaje: Brian